Nota Histórica “Vivir en la presencia de Dios”

Fundadas el 8 de Septiembre de 1949 por la reverenda Madre María Almaguer Soto, en Atotonilco, Gto.

La Congregación de Hermanas Dominicas de María, fue fundada el 8 de Septiembre de 1949 por la Rvda. Madre María Soledad Petra Almaguer Soto, religiosa Dominica de la Reina del Santo Rosario, en Atotonilco, Gto.

Aprobada el 24 de Septiembre de 1952, como Pía Unión, por el Excmo. Sr Obispo Dn Manuel Martín del Campo, fue afiliada y agregada a la Orden de Predicadores por concesión del Padre Aniceto Fernández, Maestro de la Orden, el 22 de Febrero de 1974; erigida canónicamente como Congregación de Derecho Diocesano el 31 de mayo de 1981, por el Excmo. Sr. Obispo de Celaya, Gto., Dn. Victorino Álvarez Tena, y erigida canónicamente como Congregación de Derecho Pontificio el 23 de Noviembre de 2010, por su Santidad el Papa Benedicto XVI.

La Congregación de las Hermanas Dominicas de María es un Instituto religioso femenino de derecho pontificio, cuyos miembros asumen la profesión de los consejos evangélicos a través de votos públicos de obediencia, castidad y pobreza y se dedican al servicio de Dios a través de las obras propias de apostolado, de acuerdo con el derecho universal de la Iglesia y el derecho propio.

Como afiliadas y agregadas a la Orden de Predicadores, nos hacemos partícipes de la misión de los apóstoles, imitamos también su vida según la intuición divina de Santo Domingo, manteniéndonos unánimes en la vida común, fieles a la profesión de los consejos evangélicos, fervorosas en la celebración común de la Liturgia, principalmente de la Eucaristía y de la Liturgia de las Horas, y en la oración, asiduas en el estudio y perseverantes en la observancia regular.

Todas estas cosas no sólo contribuyen a la gloria de Dios y a nuestra propia santificación, sino que sirven también directamente a la salvación de los hombres. Estos elementos sólidamente trabados entre sí, armónicamente equilibradas y fecundándose unos a otros, constituyen en su síntesis, la vida propia de la Congregación. Vida íntegramente apostólica que nace de la abundancia de la contemplación, así nos unimos al Carisma y misión de la Orden de Predicadores “la predicación y la salvación de las almas”, dedicadas por entero a la evangelización íntegra.

El carisma de la Congregación de las Hermanas Dominicas de María, es: Servir a la Iglesia en cooperación a la predicación del Evangelio, para la santificación y salvación de todos los hombres.

El fin propio de la Congregación y los elementos esenciales que configuran nuestra vida no pueden ser cambiados sustancialmente, y deben inspirar la forma de vida y misión apostólica adaptada a las necesidades de los hombres, nuestros hermanos

Cerrar

Radio San Jacinto – 98.5 FM

Una estación al servicio de la Palabra de Dios desde la fe de la Iglesia Católica

Cerrar

Sign in

Cerrar

Reproduciendo (0)

Radio San Jacinto – 98.5 FM

Una estación al servicio de la Palabra de Dios desde la fe de la Iglesia Católica